Translate

sábado, 11 de septiembre de 2010

Torta de Matrimonio: Cómo escoger la torta para tu Boda

El pastel de bodas es, al igual que cualquier otra parte de la boda, una tradición importantísima. A continuación te damos algunos consejos para que los pongas en práctica a la hora elegirlo.
























EL TAMAÑO DE LA TARTA DE BODAS:

Existen varias variantes para escoger el tamaño de tu pastel de bodas, la más importante es el número de invitados a tu fiesta. A partir de ahí se puede partir para calcular cómo debe ser en base al menú, las características de tus invitados, el tipo de tu evento y si tú lo quieres repartir a todos o te quieres llevar una porción a tu casa. Por ejemplo: Si tienes 250 invitados calcula un 60 de invitados comiendo pastel (es un hecho que no todos comen). Este porcentaje diminuye si tu menú fue largo. Al final todos están muy satisfechos con la comida y no les queda espacio para la rebanada de pastel. Podríamos pensar en un pastel para 100-150 personas.
Pero que pasa si sabes que a tus amigas y familiares les encanta el pastel y que solo esperan el momento de partirlo para solicitar una porción, entonces tus invitados si comerán pastel y necesitaras uno un poco más grande (digamos para 200 personas). Otra variable es el estilo de la boda. Normalmente en una boda muy formal el pastel es mas pequeño y en una boda informal y sencilla es más grande. Estas y otras variables más cambian con cada boda y es muy importante analizarlas bien para que no te falte tarta el día de tu boda.


















EL SABOR DE LA TARTA:

Esto es algo básico, porque la tarta no es algo que sólo van a ver tus invitados sino que también lo probarán. Es horrible ver las mesas llenas de platos o servilletas con la tarta después de que se repartieron las porciones porque a tus invitados no les gustó. Solicita una degustación a la pastelería o salón de bodas y nunca compres sin probar el pastel a menos que te lo recomienden y si tú no eres experta en pasteles acompáñate de esa amiga, tía o familiar que sí lo es.


Si tu novio no es pastelero ¡NO LO LLEVES! y sólo llévale un pedacito de la tarta que elegiste (si es que sobró algo). Una degustación es sólo para probar la tarta y no para decidir el estilo de la misma. También ten en cuenta que la tarta de bodas la van a comer todos y no solo tú y tu pareja por lo que el sabor debe ser adecuado para tus invitados.




















EL ESTILO DEL PASTEL:
Este punto puede ser el más fácil o difícil a la hora de elegir un pastel. Hablar de estilos es hablar de gustos, modas, etc. Sólo tú, junto con tu pareja, decidiréis como se verá tu pastel (a final de cuentan es vuestra boda). A menos que tengas un compromiso con alguien en especial nadie debe decidir el estilo de tu pastel. Si quieres una segunda opinión acompáñate de una persona que sabes que entiende tus gustos, como tu pareja, tu mejor amiga o hermana. Más adelante veremos un artículo completo acerca de los estilos de los pasteles y como elegir el que más te acomoda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada